viernes, 16 de septiembre de 2022

LA JUNGLA ANIMADA

 





En medio del río de transeúntes, la niña camina de la mano de su padre. Se destapa las orejas—atrás queda el sonido estridente del gaitero que todos los días repite lo mismo— y vuelve a quejarse de que los abuelos vivan en el centro histórico de esta ciudad universal. Rebosante de visitantes y  peregrinos con mochilas que se excusan, en cualquier idioma, cuando tropiezan con ella.

— ¿No podemos ir por otro sitio?

El padre no responde. Sabe que las quejas de Antía cesan cuando llegan al final de la plaza. Allí, un paje flautista anima a contemplar la figura inmóvil de una princesa, bronceada de purpurina.  Le fascina ver como se ilumina la corona, cuando alguien echa unas monedas en el sombrero del suelo. Su majestad inclina suavemente la cabeza, le guiña un ojo y se  queda de piedra.

Continúan hacia la calle de las platerías, donde una mujer canta boleros con un señor que toca el acordeón. Según Antía, bastante mal.

En la callejuela donde viven los abuelos, un manantial de notas musicales  fluye entre las casas de piedra. Bajo los soportales, Sara toca la lira. Los paseantes se detienen para escuchar su prodigiosa voz en un poético canto medieval.

Aplauden cuando termina y la niña, entusiasmada, deja claro a los presentes que la artista su tía.

—Papá, ¿por qué no se callan los otros para escuchar solo a Sara? Es la que mejor canta.

—Para saber que Sara es la mejor hay que escuchar a todos, rapaciña.    

                                                                                        

 Inspirado en la cita:

            "El bosque sería muy triste si solo cantaran los pájaros que mejor lo hacen".

                                                                                         Rabindranath Tagore


                    © Carmen Ferro.   


               

30 comentarios:

  1. Un relato con moraleja, muy bien plasmada en la narración y diálogos del texto y que queda resumida en la cita de Tagore. Toda una enseñanza. Felicidades, Carmen! Me ha encantado! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Carmen. Una respuesta contundente del padre. Me gustó mucho tu relato, acorde con la cita. Bravo!!! Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Precioso relato y muy bien demostrada la cita. Me gustó también que sea llevado por el personaje de la niña- Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. en la variedad esta el gusto. lo de la estatua humana del principio tampoco esta nada mal. Yo tengo en un piso cercano que ensaya trombon con las ventanas abiertas y si escucharla, puedo asegurara que Sara es la mejor
    saludosss

    ResponderEliminar
  5. Qué bonita la cita, Carmen y qué buen mensaje el de tu micro. Una historia preciosa, me ha encantado.

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué bueno, Carmen! Un micro con tanta sabiduría como la cita de la que nace y es que, amén de que sobre gustos, colores, todo lo que la vida nos ofrece es necesario. ¿Cómo valorar la belleza de un amanecer soleado, sin esos amaneceres nublados? ¿Cómo conocer la alegría, sin contar con la tristeza? Cómo, en definitiva, disfrutar de la Vida, sin ser conscientes de la Muerte. Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias siempre, David, por la incitación a escribir y la conexión del grupo. Si llevamos esta cita a nuestro territorio Tintero, podemos decir que para que brillen los metales hay que valorar la tinta derramada en cada texto participante. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Buenísimo, muy lindas las descripciones, el ritmo, y el final es perfecto, en concordancia con la cita escogida. Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  8. Cierto, ver el mundo con ojos infantiles e ir aprendiendo de los mayores. La sentencia es sabia hay que oir muchas cosas

    ResponderEliminar
  9. Interesante y muy aleccionador micro. Lo bueno solo se distingue por comparación con lo malo o con lo menos bueno.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Muy buen micro, yo lo he disfrutado mucho
    Y más con la soltura con la que hablaba la pequeña
    Es muy sala, jajaja
    Besos de flor.

    ResponderEliminar
  11. Todo un acierto la voz de la niña y del padre, el título, la cita tan bien adecuada de Tagore. Una delicia tu micro, Carmen, con la musicalidad de las palabras y sobre todo de las acciones y actuaciones que nos presentas

    ResponderEliminar
  12. Hola Carmen. Fantástico final, cargado de sabiduría, para un micro estupendo. Le has sacado a la cita todo el jugo posible. Además, ambientada en una ciudad bellísima como es nuestra Santiago de Compostela, desgraciadamente casi convertida más en un parque temático, al menos durante la mitad del año, que en la ciudad calma y reflexiva que es cuando se la visita con la tranquilidad debida. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Jorge. Me encanta que hayas reconocido el escenario de Santiago. La masificación mata la esencia del lugar. Espero que la situación se normalice o puede morir de éxito.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Hola Carmen: Me ha encantado tu micro muy hermoso y sabio :) un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Conocía la cita y me ha encantado el micro que te ha inspirado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Si es que la vida es mucho más que una simple melodía; hay acompañamientos conjuntos, contrapuntos, contracantos, temas paralelos, silencios... Un sinfín de cualidades que la hacen única y preciosa. Como tu micro. No conocía la frase, Carmen, me la apunto.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  16. Gracias por los comentarios. Los leo todos pero no tengo tiempo de responderlos. Por eso, dejo aquí mi agradecimiento a los que leéis el relato y tenéis la gentileza de escribir vuestro comentario. Voy leyendo poco a poco los relatos que participan en el reto, aunque no los comente todos. Las citas están dando frutos muy jugosos en los micros.
    Un abrazo compartido.

    ResponderEliminar
  17. Me ha encantado como has creado la atmósfera bulliciosa del casco histórico de Santiago en tan pocas palabras. Muy bien jugado con los recuerdos de los lectores. La niña y el padre muy acertados desde ese narrador que se ajusta perfecto al tamaño del micro.

    Me ha gustado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Vaya, la atmosfera es espléndida, tanto has ofrecido en tal brevedad, que mi mente lo ha reproducido a paso lento, delicioso
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Hola, Carmen. Un relato muy visual. La pequeña protagonista con su propia voz nunca desentona. En cuanto a la moraleja del final , nada que objetar. Saludos.

    ResponderEliminar
  20. Muy linda y tierna historia, con un mensaje muy claro al final, saludos, PATRICIA F.

    ResponderEliminar
  21. Hola, Carmen. Me ha gustado la cita que has escogido de Tagore y me ja gustado cómo la has recreado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Efectivamente una frase que adaptaste fielmente a tu pequeño relato que quedó tan sencillo y bonito.
    abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Hola, Carmen. Has convertido a la ciudad en una protagonista más de la obra. Tu relato es descriptivo y tierno, bello en toda su extensión.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  24. Cada rincón es un aprendizaje, sino como vas saber lo que es mejor?

    ResponderEliminar
  25. Hola, yo también he paseado de la mano por la ciudad, me has llevado con ese relato tan precioso. Gracias, Carmen.

    ResponderEliminar
  26. Hola, Carmen. Una preciosa cita para un delicioso relato. Esa calle que recorrían era todo un encanto. Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. Hola, Carmen. Tu micro es un recorrido por calles adornadas de arte en vivo. Y del aprendizaje de una niña que todo lo observa.
    Saludos

    ResponderEliminar
  28. Carmen, que micro tan delicioso, cada palabra, frase, y compás de la narración es un deleite para el alma, sencillamente me fascinó leerte, fue como hacer el trayecto con ellos, ver por sus ojos y sentir sus emociones.
    La frase de Tagore, infinitamente sabia, la has aprovechado al máximo.
    Gracias por tan bello regalo..

    ResponderEliminar

LAS ENTRAÑAS DEL FARO

                 El día en el que mi abuelo Julio cumplió setenta y cinco años, mi madre dijo que a su padre se le estaba yendo la cabeza. Y...