ALEGATO EXCULPATORIO




Señoría, pido la palabra para hacer mi alegato final. Puedo probar mi inocencia, le aseguro que ha sido en defensa propia y conseguiré demostrarlo.
Esa noche ellas habían bebido demasiado y lo que cuentan es pura fantasía, como siempre.
 Cierto es que estuvimos bailando hasta la madrugada, y confieso que las tenté en varias ocasiones. Sin éxito. Por mucho que haya insistido, no conseguí despojarlas de sus corazas. 
Se resistieron, es verdad, pero no usé la violencia. Jamás lo haría, las quiero demasiado, las necesito en mi vida. Sin ellas no soy nadie.
Si de algo soy culpable, es de haberlas invitado a la cena de empresa. Se bebieron hasta el agua de los floreros, las muy beodas.
 Debí sospechar hace tiempo, que a estas les gusta demasiado el orujo,  si no a ver qué explicación le damos a muchas de las cosas que se nos ocurren al escribir. Porque hay que ver lo que se lee por ahí…
No, Señoría.  No se deje embaucar por estas zalameras de palabra suelta. Jamás se me ocurriría forzarlas. Es imposible actuar contra su voluntad. Cuando no quieren colaborar, no hay manera de hacerlas venir.
 Mi folio en blanco, y ellas riéndose de esta pobre contadora de historias.
No lo pude evitar. Necesitaba a mis musas despiertas, pero ellas no estaban por la labor. Eran incapaces de unir dos palabras con coherencia.
Lo único indiscutible es que las metí bajo la ducha, con el agua bien fría. Lo reconozco, es invierno y hace un frío que pela.  Pero eso, Señoría, no está tipificado como delito en el código penal.

Comentarios

  1. Hola!
    Cuentos en el Anden, me engañó con su inicio y tengo que decir que consigue con gracia describirnos. Otra cosa es que el despiste consigue el gran despliegue del final. Me ha gustado mucho y ha logrado una sonrisa justa llegando al final. Mi última entrada, también participa en el concurso. Gran relato. No es halago ni palabreria. Es que yo, no he encontrado ningún fallo y además ha entrado bien a mi mediodia. Un saludo y espero volver a leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario tan generoso, Karen. Precisamente mi intención con esta pequeña historia es provocar una sonrisa, y sacar del drama esas situaciones de bloqueo en las que a veces nos encontramos al intentar escribir algo. Sabemos lo que queremos decir, pero no aparecen las palabras adecuadas que lo expresen.
      Nos leeremos, Karen. Un saludo.

      Eliminar
  2. Gracias, Carmen, por participar con este relato en EL TINTERO DE ORO. Un fuerte abrazo y suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, David, por motivar la creatividad desde El Tintero de Oro y Los Relatos en su Tinta. Es un honor participar en este concurso literario.
      Precisamente, mi blog ha nacido desde la motivación de haberme encontrado con vuestro Tintero, y para poder participar y compartir mis historias con quien tenga a bien leerlas.
      Me consta que el nivel es alto, pero para mí es una oportunidad de aprender, y disfrutar de los relatos que comparten los demás participantes.
      Un placer compartir con EL TINTERO DE ORO, este atrevimiento ¡Saludos!

      Eliminar
  3. ¡Hola Carmen! Me encantó tu relato. Espero que el juez entienda el alegato, porque a ver, si él supiera el modo en que se comportan a veces las musas...y lo mal que nos hacen quedar. Una idea muy original. Un abrazo y nos leemos en El Tintero..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mirta, por tu comentario y por leer la historia. Supongo que el juez será comprensivo y me exculpará ¡Que las musas nos asistan siempre! Un abrazo.

      Eliminar
  4. A ti las musas se te emborrachan, a mí me ponen los cuernos con otros. Así es la vida. Así son ellas, las malas pécoras, jajaja
    Ha sido un gusto poder leer este simpático y original microrrelato, gracias a la ocasión que me ha brindado David y su tintero de Oro.
    Suerte en el concurso.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, Josep... Al final tendré que alegrarme de tener musas fiesteras. Eso de que sean infieles es más grave aún. Jajajaa
      Muchas gracias por leerme. Me alegra que esta pequeña historia despierte sonrisas.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Hola,
    Encantador relato. La verdad que tome otro camino con el comienzo, y con el final me quede impresionada. Para nada me pense en las musas, que original idea.
    !Suerte en el concurso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Yessy, por leerme y por tu comentario. Me alegra que te haya sorprendido. Un saludo

      Eliminar
  6. ¡Qué forma tan buena de hablar de la falta de inspiración! Desde luego has sabido engañarnos hasta el final. Enhorabuena y mucha suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leerme y por tu comentario tan generoso, Beitavg. Un saludo

      Eliminar
  7. Muy buen relato, Carmen. De veras original el lugar que has elegido para contar esta historia que refleja el padecer, quizás esta sea la palabra adecuada, que debemos transitar cuando no vienen fácil las ideas. Y bien elegido el contexto, ante ese tribunal imaginario, en el que la narradora desarrolla la trama. Buena suerte en el concurso.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ariel, por leer esta pequeña historia, que nos retrata a todos los que tenemos el atrevimiento de trastear con las palabras. Mi atrevimiento al presentarme al juicio de los lectores está resultando muy gratificante; eso en sí ya es una suerte.
      Un saludo.

      Eliminar
  8. Hola, Carmen Ferro. La verdad, que según leía imaginaba sucesos que han ocurrido en las noticias, como que las habían drogado con Burundanga, que algún depravado las había grabado y abusado de ellas aprovechando su estado de embriaguez. Puedes suponer que todo aquellos que escribimos tenemos un final aleatorio a lo que estamos leyendo.

    ¡Cómo podía suponer las destinatarias de éste micro-relato! Ellas, que son volátiles, esquivas, y a veces se esconden las puñeteras.

    Ellas...las musas. Un abrazo literario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un placer recibir este comentario, Tertulia Escritores. Precisamente me presentaron demanda judicial, las muy puñeteras, por sacarlas de su estado de embriaguez y ponerlas a trabajar. No hubo mala intención en mis actos, espero sentencia absolutoria.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Una buena defensa frente a la acusación de las Musas. Muy original, juegas a confundir y lo consigues con maestría. ¡Suerte en el concurso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pilar. Me alegra de que te guste el resultado. Un saludo.

      Eliminar
  10. Ay! Esas musas traidoras... Un relato muy ingenioso y muy original. Me ha gustado mucho, Carmen. Mucha suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Marta, por leer esta pequeña historia de traidoras vengativas, que serán reconvenidas con una sentencia justa. Un saludo.

      Eliminar
  11. Muy original ese tratamiento de las musas un tanto beodas, jajaja no lo hubiera pensado nunca, pero seguro que tras la fiesta llegan con mucha inspiración.
    Saludos y suerte en el concurso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Conxita por leer y comentar esta pequeña historia. A estas la bebida las pierde, y luego vuelven a casa tan cansadas que no dan ni bola. Un saludo, nos vemos en El Tintero

      Eliminar
  12. Respuestas
    1. Muchas gracias por leer mi cuento. Encantada de haberte entretenido un poco con él. Saludos

      Eliminar
  13. Hola Carmen, tengo problemas para dejar el comentario, no se si me repetiré, lo mismo me ves duplicada jaja. Ay esas musas que se te van de parranda, mi original, ellas son las culpables que a momentos nos quedemos huérfanos de letras. Nos seguimos leyendo en el tintero. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Emerencia. Recibido tu comentario (y no lo veo doble). Es bueno dejar libertad de acción a las musas, siempre y cuando les hagamos saber, que la decisión última siempre será nuestra. Gracias por leer y comentar este relato. Seguiremos leyéndonos en el Tintero. Un abrazo

      Eliminar
  14. Parecía tratarse de un asesinato, al final fue algo mucho más grave, una traición de las musas! simpático relato Carmen, un tema que seguro nos ha tocado de cerca más de una vez a todos los que pasamos por aquí. Suerte en el concurso. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Jorge. Desde luego que nadie escapa de verse traicionado por esas díscolas libertinas. Me alegra que esta breve historia haga pasar un buen rato a quien la lee. Un abrazo.

      Eliminar
  15. A mí también me has despistado. Situada ante un juzgado y, al final, desprevenida, casi me mojo con la ducha fría. Jajaja.
    Me ha gustado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ana. Espero que esas pequeñas salpicaduras de agua fría, te hayan resultado tonificantes. Me alegra que te haya divertido el cuento.
      Un abrazo

      Eliminar
  16. Hay veces que ni ese remojón es suficiente y otras en que los traguitos de alcohol son beneficiosos... pero siempre depende de ellas!!!
    Un abrazo y suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevas razón, David. Precisamente, la dificultad de nuestra labor al escribir, está en respetar su libertad y motivarlas para se sientan atraídas por nuestras propuestas.
      Gracias por tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. ¡Anda Carmen que vaya delito el tuyo! Mira que congelar a tus musas… con lo que cuesta que venga a visitarnos.
    Ingenioso, simpático, ágil… así como sin querer queriendo has escrito una historia divertida.
    Si yo fuera juez o jueza te condenaría a la pena máxima, que lo sepas.
    Feliz 2018 y suerte en el Tintero de Oro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Tara. El agua fría activa la circulación sanguínea y, en el estado en que se encontraban las musas esa noche, les era totalmente conveniente y saludable. Espero sentencia absolutoria. Lo hice por su bien.
      ¡Feliz y creativo 2018!

      Eliminar
  18. Hola Carmen!!
    Maravilloso micro, así son las musas tramposas, se merecían ese baño helado. Me encantó leerte, gracias por estas letras breves y encantadoras :)
    Que tengas un maravillosos 2018 y suerte en el concurso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias , Diana. Las musas son nuestras aliadas, pero cuando no colaboran, siempre es bueno hacerlas entrar en razón, aunque sea con métodos poco agradables.
      ¡Feliz año 2018, pleno de creatividad y salud!

      Eliminar
  19. Nunca imaginé el efecto que puedan causar unas musas "pasadas por agua" (¡y fría!).
    Me ha gustado mucho tu simpático y alegórico relato, Carmen.
    Te deseo mucha suerte en el concurso El Tintero de oro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Chelo. Estoy encantada de participar en tan buen ambiente creativo. Merece la pena pasar por el tribunal de los lectores del Tintero. Un saludo.

      Eliminar
  20. Hola, Carmen.
    Imaginativo, original y divertido este relato que nos has regalado; me ha gustado mucho la trama y ese estilo en el que, aunque sea sólo un poco, me reconozco.
    Mucha suerte en el concurso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tan generoso comentario, Patxi. Un placer compartir espacio con todos vosotros. Si mi cuento entretiene y divierte, eso en sí, ya es todo un premio. Un abrazo.

      Eliminar
  21. Me ha encantado tu relato y esa ducha de agua fría a las musas , bien merecidas por traidoras. A veces nos abandonas por más de alguna causa. ¡Suerte en el concurso! ¡Feliz Año!. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Maria Carmen. Feliz nuevo año, pleno de musas disciplinadas. Un abrazo

      Eliminar
  22. ¡Esas musas qué puñeteras qué son!

    Me ha gustado mucho tu relato. Me ha parecido de un acierto y una originalidad tremenda.

    Mucha suerte en el concurso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Jean. La suerte, en este concurso, es compartir Tintero con tan buenas plumas. Un abrazo.

      Eliminar
  23. Que divertido. Jugando con personajes que parecen pedir justicia por algo que cualquier escritor que se precie hubiera hecho.
    Yo te declaro inocente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Francisco por fallar a mi favor. Espero clemencia del jurado ¡Esas malas pécoras se lo habían ganado con creces!

      Eliminar
  24. Me lo estoy pasando genial con los relatos que gracias al Tintero de oro estoy leyendo y disfrutando. Me ha gustado mucho el tuyo no sólo por su originalidad sino por el ritmo de la narración, una musicalidad en las palabras, en las frases, en la composición general que ha hecho que lo lea de manera muy muy agradable. Mucha suerte en el concurso y espero seguir leyéndote.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Gracias, Mer, por tan generoso comentario. Totalmente de acuerdo de que El Tintero de Oro es un lugar estupendo, para disfrutar de la lectura de los relatos que ahí se comparten, además de una buena motivación para la creatividad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Hola Mirta, muy bien ese doble juego que te traes con el alegato, mantienes bien el suspense hasta el desenlace. Hubo un momento en que intuí el final pero es que he leído mucha Agatha Christie 😉 Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quise decir Carmen. Perdona, guapa.

      Eliminar
    2. Un lapsus muy bien acertado, Rocío, Mirta es un nombre que siempre me ha gustado, así que nada que perdonar. Gracias por leer mi cuento y comentarlo. Un saludo

      Eliminar
  27. Totalmente exculpado. las musas son caprichosas y volubles y merecen algún castigo que otro.
    Relato original y con sentido del humor, además de muy bien escrito.
    Mucha suerte.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comprensión, Rosa. Encantada de estar en el Tintero con críticas tan generosas. Un beso

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CUARTOS SEPARADOS

TRAVESÍA AZUL

CONFESIÓN PÓSTUMA