CUARTOS SEPARADOS

Duermen en habitaciones separadas, pero disfrutan juntos de las pequeñas cosas de cada día.
Cosas tan simples, como repartirse entre los dos la última rosquilla de la merienda; compartir la cena sin apenas sal; o recordarse, el uno al otro, la pastilla que toca tomar en cada momento. 
Algo que años atrás, cuando aún eran jóvenes, ni siquiera imaginaron  como un sueño irrealizable.
Nunca han podido compartir su vida; ni un paseo por el parque agarrados de la mano. Nunca una mirada en público, ni una fiesta de aniversario. Y aún así siguieron  sumando años, el uno junto al otro. Coleccionando arrugas en su piel,  compartida durante media vida en cuartos alquilados por horas.
 Siempre al acecho del momento oportuno; robando tiempo, breve y furtivo, a algunas tardes; entre excusas y mentiras a todos, para preservar el secreto de su amor sin permiso.
Pero la vida, ya se sabe, es impredecible. A veces te trae de golpe, en un solo paquete, todo lo que te ha negado durante años. Un regalo del destino al final del camino.
 Al fin les llegó la hora, de recoger la cosecha de tanto amor sembrado en la sombra, compartiendo viaje en el último trayecto.
Y aquí están, exprimiendo juntos  las horas de cada día, en las estancias de esta residencia en la que han coincidido, y no por casualidad. 
 Amándose a la vista de todos, compartiendo las caricias de sus manos arrugadas, entrelazando sus dedos artrósicos sin esconderse. Riéndose, para sus adentros, de todos los que piensan que lo de ellos es un amor senil. 
Felices, aunque al llegar la noche, duerman en cuartos separados. 

Comentarios

  1. Sí, la vida en muchas ocasiones nos regala lo soñado, como en el caso de este magnífico relato. Una bonita historia de amor con final feliz. Me ha gustado mucho. ¡Suerte en el concurso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tan generoso comentario, Pilar. A veces la vida te da frutos inesperados cuando más se necesitan. Un saludo.

      Eliminar
  2. No hay nada más hermoso que seguir viviendo el momento y salir con el amor por delante. Un relato para recordar que podemos enamorarnos a cualquier edad aún en cuartos separados. Muy bonito Carmen. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Emerencia, por leer y comentar este cuento, de amor y paciencia, con final feliz. Un saludo.

      Eliminar
  3. Tierno y conmovedor. Precioso, Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Marta. Me alegro que haya conseguido transmitir emoción, con esta pequeña historia. Un saludo.

      Eliminar
  4. Hola Carmen. Qué bonito y tierno relato, me ha encantado. Una serie de enumeraciones una más cálida que la otra. Me ha recordado a un caso así que hubo en mi familia, lo vivieron tal cual lo cuentas, al final de sus vidas, y creo que fue lo mejor que se llevaron, solo que ellos, en sus escapadas, solían dormir en el mismo cuarto. Un texto delicioso. Te deseo la mejor de las suertes en el concurso.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ariel, por este comentario tan generoso que has ilustrado con una historia real. Me alegra que hayas captado esa doble intención del relato. Una primera fase, donde el amor era menos complaciente, más difícil de sostener, por tener que ocultarlo; y la fase última, donde ya pueden vivir su amor a los ojos del mundo. Un saludo.

      Eliminar
    2. muy conmovedor y un hermoso regalo para los últimos años de sus vidas. Suerte en el concurso-.

      Eliminar
    3. Gracias, Ana María. Un saludo

      Eliminar
  5. Una historia de amor que despierta muchos sentimientos, y depende de la visión de cada uno. A mí me da un poco de tristeza que los dos no se hayan animado en su juventud a vivir este amor a plena luz.. es una pena. Este es un comentario subjetivo de la trama del relato. Por otro lado está bien narrado y el final también es muy acertado. Me gustan mucho los microrrelatos. ¡Un abrazo Carmen y mucha suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mirta, por leer y comentar esta pequeña historia de un gran amor. Hay personas, que por circunstancias de la vida, no pudieron vivir su amor a plena luz, por razones más poderosas que sus propios sentimientos. Mantener ese amor oculto o dejarlo morir, era una disyuntiva a decidir en épocas no tan lejanas. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Que bonito relato Carmen, tierno y enternecedor. Esta historia de un amor de juventud oculto. con el tiempo se ha hecho visible, pero nunca dejaron de amarse. Conozco una historia parecida y espero que al final de sus vidas puedan amarse aunque sea en una residencia. ¡Suerte en el concurso! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María del Carmen. Cierto es que hay más casos de los que conocemos, que han vivido esta historia en su propia vida. Tener la suerte de pasar juntos en el final de su vida, es algo que pocos consiguen. Ojalá esos que conoces logren amarse así. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Es bonito saber que, algunas veces, la vida te concede un deseo largamente esperado.
    Un relato muy tierno tu bellamente escrito, Carmen. Te deseo lo mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Bruno, por tu comentario tan generoso y los buenos deseos. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Qué bien suena lo de "amor sembrado en la sombra". Aunque hay amores que se ocultan (no voy a entrar en motivos), está claro que en ocasiones no mueren aunque pase casi toda una vida.
    Me ha gustado mucho, Carmen.
    Suerte en el concurso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo. Los amores verdaderos no mueren, se adaptan a las circunstancias, y se van transformando con el paso del tiempo. Muchas gracias, Chelo. Un beso.

      Eliminar
  9. A mi me parece, Carmen, que has retrato una forma de amor nada minusválida. El cariño, la ternura, la atenciones mutuas, la compañía… espanta la soledad. Son ancianos con las mismas necesidades afectivas que el resto de la humanidad.
    Suerte en el concurso Carmen. Hasta pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Tara. Esta es la historia de un amor que supo caminar a hurtadillas, sin más apoyo que su propia fortaleza. Muchas gracias. Hasta pronto.

      Eliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Hola, Carmen
    Que ternura de relato, muy conmovedor.
    Historia como ésta toca nuestros corazones. Menos mal que el amor hay para todas las edades, como frutos en todas estaciones. Estupendo relato. !suerte en el concurso!
    Saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Yessy. Por supuesto que el amor no tiene edad. Un saludo.

      Eliminar
  12. Tuvieron que esperar casi toda una vida para poder amarse sin esconderse, quién sabe que condicionamiento social les impidió hacerlo antes. Dice el refrán que más vale tarde que nunca y este es buen ejemplo. Les deseo toda la felicidad del mundo y a ti Carmen mucha suerte en el concurso. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Jorge, por tan buenos deseos. Es muy cierto eso de que más vale tarde que nunca, sobre todo en aquellos casos en los que no se rinden a la adversidad. Ya me siento verdaderamente afortunada de participar en el Tintero, porque aprendo mucho de los que saben escribir y transmitir tan bien. Saludos.

      Eliminar
  13. Hola Carmen.
    Tal como he leído el relato, me parece que la "voz narrativa" es de una primera persona disfrazada como tercera. Tal parece que es uno de los dos protagonistas o por lo menos de alguien que puede tomar su personalidad. Eso es un acierto para el resultado obtenido.
    Es una historia de amantes completa y triunfante EnMiDespreciableOpinión (EMDO). El tema de la edad es accesorio en la medida que el paso del tiempo es algo que es parte imprescindible de la condición humana. Los amantes lo fueron a lo largo de su vida, muy bien expuesto por la voz narradora : "Coleccionando arrugas en su piel, compartida durante media vida, en cuartos alquilados por horas".
    En este sentido , leyendo el texto recordé una novela (que recomiendo) de Manuel Vázquez Montalbán : Erec y Enide . En ella uno de los protagonistas dice : Es casi inútil luchar por el amor día a día, aunque fingirlo sea la única remota posibilidad de que perdure el amor.
    Daría mucho de sí esta conversación, sin duda, ;-) de momento yo defiendo que en el texto de Carmen hay mucho más que eso de amor senil y los viejitos que tienen derecho y no se qué más. Para mí hay una historia de amor genuina, con gozos y sombras como todas, pero con una fuerza y torrentera hasta el final, al contrario de otras formas más "institucionales" como el matrimonio al uso.
    En fin, hay material de puntuación más que notable ;-) en esta "concurrencia/concurso" del maestro David.
    Un abrazo y enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Don, por este comentario tan detallado, analítico e ilustrado.
      Me alegra que subrayes esa frase del texto del relato, porque cuando terminé de escribirlo, me sentí muy a gusto de haber descrito así el paso del tiempo en las dos personas, dejando clara su condición de amantes clandestinos. Creo que ese detalle a algunas personas se les pasa por alto, identificando la historia como algo sobrevenido en la vejez. Has captado perfectamente el mensaje de amor firme y comprometido.
      Agradezco esa recomendación de lectura, sin duda leeré esa novela.
      Participar en el Tintero es una oportunidad para el aprendizaje del arte de la escritura, para concurrir y coincidir con personas de las que tengo mucho que aprender, sobre todo cuando hay tanta generosidad como la tuya.
      Nos leemos en el Tintero. Un abrazo.

      Eliminar
  14. El amor, cuando es verdadero, salva todas las fronteras e impedimentos. Tus protagonistas lo vivieron, largo tiempo, ocultándolo a la vista de los demás. Lástima de tuvieran que transcurrir tantos años para acabar compartiendo el resto de sus vidas sin esconder nunca más sus sentimientos, aunque, lástima también, no pudieran compartir habitación como cualquier otra pareja. Un relato muy tierno y con un gran fondo que invita a la reflexión.
    Un saludo.
    P.D.- Y suerte en el concurso del tintero dorado, jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Josep. Aunque esta historia solamente es un cuento, la verdad es que en muchas residencias no dejan que las parejas compartan habitación, incluso en las públicas, hace no tanto, separaban a matrimonios en cuartos distintos.
      Se va avanzando, pero sigue pasando que si no están casados no comparten cuarto.
      Un saludo.

      Eliminar
  15. Indiscutiblemente es la historia de tantos matrimonios, que al llegar juntos al final de la vida, por la noche duermen en cuartos separados.
    Bonito relato de una actual realidad.

    Gracias Carmen por compartir y suerte.

    M.J.D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, María, por leerme y comentar.
      Por suerte se está cambiando, y ya se permite compartir habitación a los matrimonios. Pero aún hay muchos casos en los que los separan injustamente, porque prima más la logística organizativa del centro, que el trato humano a las personas residentes.

      Eliminar
  16. Gracias, Carmen, por participar con este relato en EL TINTERO DE ORO. Un abrazo y suerte!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, David, por la labor que haces removiendo la tinta del Tintero ¡Nos vemos en el espacio! Un abrazo

      Eliminar
  17. Hermosa historia. Me encantan los finales felices.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ana. Ojalá en la vida hubiese muchos más finales felices.
      Un abrazo

      Eliminar
  18. Poesía y amor. Amor y poesía Un camino que llegando a su final, intensifica ese vínculo tan difícil y complicado, que sus "porqueses" tendrá. Los has contado con una suavidad y una cadencia exquisita. Me ha encantado leerte y te deseo buena suerte en el Tintero. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Vivian, por leer con detenimiento esta pequeña historia de Amor, observando el detalle poético que tiene de fondo el relato.
      Tu generoso comentario es gratificante. Un abrazo

      Eliminar
  19. El amor siempre encuentra su espacio. Qué relato más bonito Carmen. Te deseo mucha suerte para el Tintero. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario y los buenos deseos, Beitavg. El Tintero es una suerte para todos. Un abrazo.

      Eliminar
  20. Un relato precioso, Carmen. Expresas ese amor de una vida entera y todo lo que le rodea con mucha sutileza y con cariño extremo. Me ha gustado mucho.

    Un abrazo y mucha suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Julia. Agradezco resaltes esos matices que aprecias en el texto. Me alegro que guste la historia ¡Nos vemos en el espacio! Un abrazo

      Eliminar
  21. Saboreando cada momento como lo hecho toda su vida, como si fuese el último ratito que pasarían juntos. Felices. Todos tendríamos que terminar así, felices.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suscribo lo que dices, David. Ojalá la vida de cada uno tuviese la oportunidad de un final feliz. Un abrazo

      Eliminar
  22. ¡Cuánta belleza desprende tu texto, amiga Carmen!, te confieso me ha sacado una(s) lagrimilla(s) de felicidad. Gracias por tanta ternura y tan bien descrita, ¡enhorabuena!
    Te deseo mucha suerte en el "Tintero".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Patxi por leer y comentar de esta forma tan sentimental. Me gusta transmitir emoción, y tú que también escribes, sabes lo bien que sienta lograrlo.
      El Tintero es una suerte para todos ¡Nos vemos en el espacio!

      Eliminar
  23. Excelente la forma de narrar este amor, conmueve y desborda de ternura. Unos protagonistas que viven el amor a su manera, cargados de recuerdos y de ilusiones.
    Me pareció fantástico , te felicito.
    Un abrazo y suerte en el concurso.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! (Dulcinea Del Atlántico ¡Bonito nombre para una sirena!)
      Agradezco tu encantador comentario, Puri.
      Un abrazo ¡Nos leemos en el Tintero!

      Eliminar
  24. Qué tierna historia de amor, Carmen.

    Me queda la intriga de por qué era un amor imposible.

    Suerte en el concurso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco esa pregunta, Jean Ives. Me da la oportunidad de deslizar un poco el velo de esos dos amantes, resignados a la clandestinidad para preservar un bien mayor.
      Hace no tanto tiempo, los ancianos de hoy día eran jóvenes, de una sociedad más rígida en cuanto a costumbres. Y no digamos si la relación no se ajustaba a los cánones establecidos. No desvelo más...
      Gracias por leer y comentar esta historia de amor no tan imposible ¡Nos vemos en el espacio! Un abrazo.

      Eliminar
  25. Enhorabuena Carmen por la mención honorífica en Tintero de oro, un buen trabajo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Tara. Un honor compartir Tintero con tan buenas plumas. Tu relato me ha encantado. Bien merecido tu Premio. Un placer leeros a todos. Un beso

      Eliminar
  26. Hola Carmen
    Enhorabuena por la mención. Estoy contigo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Paola. Sí, estás tan cerca, que sigo el rastro de una excelente paella.... Genial tu relato, me ha encantado. Un beso

      Eliminar
  27. Mis felicitaciones y un afectuoso abrazo, Carmen, por la mención que has recibido, muy merecida por cierto, en el concurso del tintero. ¡Que lo disfrutes!
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ariel. Lo estoy disfrutando por partida doble, por el logro de la Mención y sobre todo, por compartir espacio con personas que escriben tan bien como tú y muchos de los que participan del Tintero. Un abrazo

      Eliminar
  28. Felicidades Carmen por ese merecido quinto puesto en el Tintero. Parece además que en el cómputo general del concurso nos llevamos el premio a la ciudad más galardonada ;) Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Jorge, al parecer la casualidad hizo que nuestras letras coincidan en El Tintero, justo en el momento en el que por estos lares, tan brumosos en estos días, se celebra el paso de Julio Verne, con el capitán Nemo en su Nautilus, en busca del tesoro oculto en nuestra ría.
      De momento tú has conseguido el Tintero de Plata con esa "Niña de ojos tristes" . Ahora toca seguir buceando en letras, hasta lograr el preciado Oro.
      Quizás tengamos que invitar a David a presentar una gala en galeones hundidos.
      Un abrazo

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

TRAVESÍA AZUL

CONFESIÓN PÓSTUMA